Lifestyle

Ahorra haciendo tu propio jabón casero tipo Fairy

Tiempo de lectura 2:10

¿Has pensado alguna vez en hacer tu propio jabón casero? Puede que te lo hayas planteado, o puede que pienses que no son tantas las ventajas para el trabajo que llevaría hacerlo. 

Sin embargo, debes saber que las ventajas son varias y que crear tu propio jabón casero tipo Fairy es muy fácil. En este artículo queremos centrarnos en darte la receta para que hagas tu propio jabón en casa. 

Ventajas de usar tu propio jabón casero

Lo primero que quizás debas saber es que hacer tu jabón casero tipo Fairy es muy fácil. No requiere ninguna complicación, solo unos minutos de tu tiempo y algunos ingredientes. 

Por otro lado, es importante tener en cuenta que el jabón que puedes hacer en casa será mucho más ecológico que el jabón que compras en el supermercado. Sea de primeras marcas o de marca blanca, este jabón suele tener varios químicos que hacen que no sea la opción más ecológica a elegir. 

Además, este jabón que haces en casa lo puedes ir adaptando para que cumpla mejor tus necesidades. Por ejemplo, si necesitas un jabón que sea más suave con tus manos, puedes cambiar algunos ingredientes para que cumpla con esa necesidad. 

Por último, si haces tu propio jabón, podrás ahorrar algo de dinero. El jabón de fregar los  platos no es muy caro, pero ¿por qué no ahorrar unos pocos euros haciéndolo tú mismo? 

¡Manos a la obra! ¿Cómo hacer jabón casero para los platos?

Ahora que ya sabes todas las ventajas que tiene hacer tu propio jabón para fregar la loza, veamos la manera de hacerlo.

¿Qué ingredientes necesito para hacer jabón líquido casero?

El primer paso es reunir todos los ingredientes necesarios para fabricar tu propio jabón líquido. Verás que son muy fáciles de conseguir. 

  • El zumo de 1 limón
  • 1 barra de jabón de glicerina
  • Sal
  • 2 litros de agua
  • 2 o 3 botellas de plástico que estén vacías. Pueden ser botellas de deporte, que suelen traer un tapón que facilita la salida del líquido sin hacer una fiesta de la espuma.

¿Cómo se hace el jabón?

El proceso de elaboración es muy sencillo. Veamos el paso a paso. 

  1. Rallar la barra de jabón de glicerina. Debe quedar completamente rallada, hasta que sean escamas pequeñas y muy finas.
  2. Pon a calentar una olla con los 2 litros de agua y añade la ralladura del jabón. A fuego bajo, vete cocinando la mezcla.
  3. Añade el zumo del limón y la sal.
  4. Remueve la mezcla hasta que consigas la consistencia que te gusta. Ten en cuenta que esta no debe ser muy líquida, pero tampoco muy espesa. Toma como referencia la consistencia de tu jabón habitual.
  5. Cuando obtengas la consistencia que quieres, retira la olla del fuego y espera a que se enfríe, removiendo de vez en cuando.
  6. Una vez que esté frío, llena las botellas con jabón. Te aconsejamos que utilices una jarra para repartir el contenido en las botellas sin hacer un desastre en la cocina.

¿Qué hago si no consigo la consistencia apropiada?

Si te has pasado y se te ha quedado muy espesa, solo tienes que incorporar un pelín de agua. En caso de que haya quedado muy líquida, puedes añadir un poco más de jabón o esperar a que el fuego haga su efecto. 

¿Qué otros ingredientes puedo añadir?

Si quieres que tu jabón líquido sea más suave con tus manos, puedes eliminar la sal de la receta y añadir un poco de crema hidratante. 

Aquí tienes otras recetas de cómo hacer el jabón

Seguro que quieres ver más opciones. Por eso, a continuación te dejamos con otras recetas interesantes para hacer jabón lavavajillas casero.

👇 Receta de lavavajillas casero ecológico para lavar a mano 👇

👇 Receta de jabón casero para lavar en lavavajillas 👇