Tarjetas de Crédito

Encuentra tu tarjeta de crédito con las mejores condiciones y sin cambiar de banco

¿Quieres un

CRÉDITO GRATIS?

¿Necesitas ayuda? Ponte en contacto con nosotros

De Nuestros Usuarios

Cliente 088 | Tarjetas de crédito  

“buscaba una tarjeta de credito sin comisiones y con buenas ventajas, con vuestro comparador ha sido pan comido, muchas gracias”

Cliente 180 | Tarjetas de crédito  

“servicio muy rapido y sencillo. La atencion por mail exquisita a la vez que clara y rapida, nada que objetar, 100% recomendado”

Cliente 145 | Tarjetas de crédito  

“solicitada y aceptada, así si da gusto realizar solicitudes online.”

Cliente 093 | Tarjetas de crédito  

“no me han concedido la tarjta de credito porque estaba en ASNEF, pero la señorita que me atendio de KomparaTodo.com fue muy amable y me explico muy bien el motivo”

Cliente 131 | Tarjetas de crédito  

“ya me aceptaron la tarjeta de credito y estoy a la espera de que mellegue, muy contenta de haberla conseguido tan facil, se lo debo todo a komparatodo, muchas gracias”

Las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito son uno de los servicios financieros más utilizados a día de hoy en nuestro país. Actualmente lo normal es que cada persona tenga una o más tarjetas de crédito a su nombre, o al menos eso dicen los datos sobre la cantidad de tarjetas que circulan por España.

Sin embargo ¿qué son exactamente las tarjetas de crédito? ¿Quién puede solicitarlas? ¿Es necesario acudir a un banco para adquirir una? A continuación, despejamos todas las dudas que puedas tener sobre este servicio financiero.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito es un servicio financiero. Se trata de una tarjeta que te ofrece la posibilidad de disponer de un préstamo allá donde vayas. El dinero que hay dentro de la tarjeta es de la entidad, y cuando lo utilizas adquieres un préstamo que deberás devolver.

Si tu tarjeta tiene un límite de 3.000€, podrás realizar una compra que alcance hasta esa cantidad. Una vez que hayas gastado ese crédito, deberás devolverlo antes de continuar utilizando la tarjeta.

Si utilizaste los 3.000€ y ya devolviste 500€, puedes hacer uso de esa cantidad para tus nuevas compras. Por lo tanto, se trata de un servicio de financiación que puedes llevar allá donde vayas.

Tener una tarjeta de crédito es muy cómodo ya que te permite disponer de efectivo donde estés, sin necesitar disponer de dicha cantidad en tu cuenta bancaria. El dinero se restará del crédito que tienes disponible, y no del saldo de tu cuenta.

N26

¿Para qué resulta útil una tarjeta de crédito?

Como hemos visto, una tarjeta de crédito es un servicio de financiación que te ofrece la posibilidad de conseguir dinero de forma rápida. Una tarjeta de crédito puede ser muy útil si la utilizamos de la manera correcta. Veamos algunas situaciones en las que puede resultar muy práctica:

Un imprevisto requiere acción inmediata

En lugar de tener que pedir el dinero prestado, puedes utilizar tu tarjeta y hacerle frente de forma inmediata.

Un viaje inesperado

A veces ocurren situaciones que nos obligan a viajar de forma inesperada. Quizás la situación de salud de un ser querido nos obligue a volar y comprar un billete de última hora. Disponer de una tarjeta de crédito para cubrir este tipo de momentos puede ser un asunto de vital importancia.

Financiar tus compras

También es posible que quieras financiar tus compras para pagarlas de forma cómoda. Una tarjeta de crédito puede ser una opción muy interesante en este caso.

Utilizar sus seguros

Muchas tarjetas de crédito disponen de seguros gratuitos. Algunos de ellos pueden ser seguros de viajes o de protección de las compras. Tanto si vas a viajar como a comprar algo que quieras proteger, utilizar la tarjeta de crédito para aprovechar esos seguros gratuitos es una buena forma de aprovecharla.

Diferentes tipos de tarjetas bancarias

Es muy común que se confundan los términos tarjeta de crédito y tarjeta de débito. Por eso, a continuación vamos a explicar la diferencia entre ambas. Además, veremos otro tipo de tarjeta que puede resultar muy interesante.

Tarjeta de crédito

Como vimos, una tarjeta de crédito es un servicio financiero. Quienes disponen de una pueden conseguir dinero financiado de forma inmediata. Como mencionamos, al utilizar la tarjeta de crédito el dinero se resta de la cuenta de crédito, y no del saldo de tu cuenta.

Por eso, utilizar una tarjeta de crédito es tan fácil. Sin embargo, muchas veces las personas utilizan este término para referirse a cualquier tipo de tarjeta bancaria. Esto es un error ya que los demás tipos de tarjeta solo comparten con esta el aspecto. Veamos por qué.

Tarjeta de débito

Una tarjeta de débito es una tarjeta de la cual no puedes obtener financiación. Con esta tarjeta tienes acceso a la cuenta bancaria que esté vinculada. Por este motivo, cuando realizas una compra con la tarjeta, el dinero desaparece del saldo de la cuenta.

Este tipo de tarjetas suele ser muy común y la inmensa mayoría de las personas que tienen una cuenta bancaria disponen de este plástico para gestionar sus pagos. Sin embargo, no debes olvidar la gran diferencia: no otorga crédito, únicamente utiliza el dinero de tu cuenta bancaria.

Tarjeta prepago

Este tipo de tarjeta es bastante distinta. Se trata de una tarjeta en la cual puedes depositar dinero y utilizarla como método de pago. ¿Qué significa esto? La tarjeta no está vinculada a una cuenta bancaria. Simplemente, funciona cuando has depositado dinero en ella.

Estas tarjetas resultan muy prácticas ya que además, en ocasiones, nos ayudan a obtener descuentos muy interesantes. Por ejemplo, la tarjeta de prepago Viabuy nos permite disfrutar de grandes descuentos en páginas como eDreams.

viabuy

Otro aspecto que destaca de este tipo de tarjetas es que podemos disponer de una tarjeta de “crédito” aunque estemos inscritos en ASNEF. Aunque no se pueda financiar las compras, es practico para realizar viajes o alquilar vehiculo. Situaciones en las que son imprescindible disponer de una tarjeta de crédito con ASNEF.

Además, al solo poderse utilizar con saldo resulta muy práctico para aquellas compras que quieres hacer sin miedo a que la tarjeta sea pirateada. Es perfecta para quienes aun son escépticos al comprar por internet.

Como has podido ver, los tres tipos de tarjetas son muy diferentes. Las tarjetas de crédito restan dinero del crédito disponible, las tarjetas de débito restan el dinero de tu cuenta bancaria, y la tarjeta prepago solo funciona cuando has introducido saldo.

¿Qué ventajas tienen las tarjetas de crédito con respecto a las otras?

Hemos visto que las tarjetas son diferentes. Dependiendo de nuestras necesidades, es posible que algunas de ellas nos convengan más que otras. Sin embargo, con respecto a ambos tipos de tarjeta, la tarjeta de crédito tiene ventajas.

Financiación

La principal ventaja es que te ofrece financiación. Por lo tanto, en un momento de apuro económico puedes hacer uso del crédito de la tarjeta para realizar tus compras o solventar el imprevisto.

Ofrece descuentos y ventajas

La mayoría de las tarjetas de crédito ofrecen algo que no suelen ofrecer las de débito o prepago. Se trata de seguros gratuitos, descuentos en diferentes establecimientos, programa de puntos y otras ventajas.

Este tipo de ventajas y descuentos viene muy bien para ahorrar un dinero cuando hay que hacer una compra. Descuentos y ventajas que no tendrías si utilizases tu tarjeta de débito habitual.

No dependes del saldo

En el caso de la tarjeta de crédito, no ocurre como con la tarjeta de débito o prepago: no dependes del saldo que haya en la cuenta o en la tarjeta para poder utilizarla. Solamente dependes del crédito que te quede disponible.

Si tu tarjeta de crédito tiene un límite de 4.000€ y has utilizado 1.500€, dispones de otros 2.500€ para utilizar cuando quieras. Y, según vayas pagando la deuda, dispondrás de más crédito disponible.

LAS PREGUNTAS MÁS FRECUENTES SOBRE TARJETAS DE CRÉDITO

Aunque las tarjetas de crédito son uno de los servicios financieros más utilizado en nuestro país, se trata de un gran desconocido para muchos. Incluso personas que utilizan este servicio confiesan no conocer del todo bien sus peculiaridades.

Por este motivo, ya que en KomparaTodo.com queremos que los usuarios estén bien informados para tomar las mejores decisiones, a continuación veremos algunas de las preguntas más frecuentes sobre las tarjetas de crédito.

¿Cuánto dinero puedo conseguir con una tarjeta de crédito?

En la mayoría de las entidades de tarjetas de crédito no existe una cantidad fija para todos los usuarios. La realidad es que el crédito que tendrás disponible dependerá de tu propio historial crediticio y tus acciones.

Por ello, es posible que cuando tu tarjeta sea aceptada el crédito disponible sea algo bajo. Sin embargo, es muy probable que, si utilizas tu tarjeta de crédito y devuelves el dinero a tiempo, la entidad te otorgue cada vez una cantidad mayor.

Por ejemplo, quizás empieces con un crédito pequeño, solo 1.500€. Pero con el tiempo y tus buenas prácticas a la hora de devolver el dinero, es posible que llegues a tener un crédito disponible de 5.000€ o incluso más.

¿Es seguro solicitar una tarjeta de crédito online?

. Siempre y cuando lo hagas en el lugar correcto y con las garantías adecuadas, solicitar una tarjeta de crédito online es totalmente seguro. Además, tus datos serán tratados de forma confidencial.

Para estar seguros de que la tarjeta que vas a solicitar es de calidad y cumple con todos los requisitos de seguridad, te recomendamos que compares las diferentes opciones que te ofrecemos en nuestro comparador. De este modo, estarás seguro de estar solicitando una tarjeta en un lugar realmente seguro.

¿Qué tarjeta puedo solicitar si estoy en ASNEF?

Si estás en ASNEF es muy probable que las entidades de tarjetas de crédito no acepten tu solicitud. Esto se debe a que, al igual que los bancos, las tarjetas de crédito tienen recelo hacia prestar dinero a “morosos”:

Sin embargo, no te desanimes. Aunque estés en ASNEF puedes hacer la solicitud de la tarjeta de prepago Viabuy. No se trata de una tarjeta de crédito, pero es una excelente forma de ahorrar dinero en tus compras.

viabuy

¿Qué costes suelen tener las tarjetas de crédito?

Las tarjetas de crédito, por norma general, tienen algunos costes. No nos referimos a los intereses que generan las compras aplazadas. Estamos hablando de comisiones que se cobran en momentos puntuales. Algunas de esas comisiones pueden ser las siguientes.

Comisión de emisión

Cuando se expide la tarjeta en la entidad, muchas entidades cobran una comisión por esta tarjeta. Es como si de alguna forma tuvieses que “comprar” la tarjeta de crédito. Este tipo de comisiones es muy común aunque hay tarjetas que no la tienen.

Comisión de emisión de duplicado

Si pierdes o te roban la tarjeta, o si simplemente necesitas un duplicado por el motivo que sea, es posible que la entidad también te cobre una comisión por emitir esa nueva tarjeta.

Mantenimiento

Esta comisión también se suele encontrar con el nombre de cuota anual. Se trata de un precio que pagas cada año y que recoge los gastos de mantenimiento de la tarjeta. Digamos que es como un “alquiler” que pagas por tener la tarjeta disponible cada año.

Transferencias

Muchas tarjetas de crédito tienen gastos que se hacen visibles al hacer una transferencia. Aunque se trate de una transferencia nacional, muchos bancos cobran a sus clientes una comisión por realizar esta transferencia de dinero en efectivo.

Como hemos visto, las tarjetas de crédito pueden tener altos costes. Cada año es necesario pagar una cuota de mantenimiento, además de tener que pagar por cada emisión y renovación de la tarjeta. ¿En todas las entidades funciona así? Por fortuna no.

¿Existen tarjetas de crédito sin costes?

Como hemos visto en el punto anterior, las tarjetas de crédito pueden tener varios costes. Por ejemplo, las cuotas de emisión, mantenimiento, renovación, las comisiones por transferencias, etc.

Después de ver todos estos gastos quizás te hayas preguntado si es necesario pasar por ellos sí o sí para conseguir una tarjeta de crédito. La respuesta es un rotundo NO.

Aunque en el pasado no quedaba otro remedio que pasar por este tipo de exigencias de los bancos, hoy en día puedes obtener una tarjeta sin ningún gasto de ese tipo. En nuestro comparador podrás encontrar diferentes opciones de tarjetas sin estos gastos.

¿Qué tipos de seguros incluyen las tarjetas de crédito?

En las tarjetas de crédito es muy común disponer de seguros gratuitos que hacen más fácil nuestra vida. Sin embargo, si no conoces los seguros que ofrece tu tarjeta, no podrás aprovechar todas sus ventajas. A continuación veremos algunos de los seguros gratuitos más frecuentes en las tarjetas de crédito.

Seguro de accidente o viaje

Este tipo de seguro es muy común y resulta muy útil cuando vas a hacer un viaje. Si compras tus billetes y alquilas tu coche con la tarjeta de crédito, este seguro te protegerá ante posibles problemas.

Si durante el viaje sufres un accidente, este seguro cubrirá los gastos de dicho accidente y hasta la repatriación en muchos casos, si fuese necesaria.

Seguro de protección de compras

¿Alguna vez has comprado algo de mucho valor, como un ordenador, y te lo han robado a los pocos días, y te has quedado sin nada? Con este seguro eso no ocurre. Muchas tarjetas tienen un seguro que protege las compras que hagas como si de una garantía se tratase.

Seguro anti robo

Si te roban la tarjeta o la pierdes, este seguro te ofrece la posibilidad de recuperar el dinero que el ladrón haya robado de tu línea de crédito. Si denuncias a tiempo la desaparición de la tarjeta será mucho más fácil aplicar este seguro si fuese necesario.

¿Qué hacer si pierdes o te roban la tarjeta?

Perder o que te roben la tarjeta de crédito, o la cartera en su totalidad, es algo muy desagradable. Sin embargo, es posible que en algún momento de tu vida te veas o te hayas visto en esta situación.

Para poder estar seguro de que nadie utiliza tu tarjeta y de que, si lo haces, el seguro anti robo cubrirá las pérdidas, debes denunciar cuanto antes el robo de tu tarjeta. Para ello, deberás llamar de inmediato a la entidad para cancelar la tarjeta y comunicarles que la tiene alguien que no eres tú.

De esta forma, la entidad estará al corriente de que no tienes tu tarjeta y, en caso de que alguien la utilice y tenga seguro anti robo, recuperarás el dinero perdido debido al robo.

¿Qué pasa si no puedes pagar la tarjeta a tiempo?

Cuando utilizas una tarjeta de crédito debes tener muy claro que se trata de un producto de financiación. El dinero que utilices con ella deberás devolverlo, elijas la forma de pago que elijas.

Por eso, conocer la fecha de pago de tu tarjeta y la cantidad que deberás abonar es fundamental para poder mantener una economía saneada. Pero ¿qué pasa si cuando llegue el momento de pagar no tienes el dinero suficiente para hacerlo?

Al contrario de lo que ocurre con otros tipos de servicios financieros, las tarjetas de crédito no suelen tener prórrogas. Por eso, si utilizas tu tarjeta y no pagas el día estipulado, comenzarán a aplicarse intereses de demora.

Estos intereses con el tiempo se pueden convertir en cantidades muy altas de dinero. Y, finalmente, si no pagas a la entidad la cantidad completa que debes, podrás aparecer como moroso para esa empresa.

Por último, si tu impago continúa, además de entrar en un fichero como ASNEF es muy probable que la entidad recurra a la vía judicial. De esa forma, podrá embargar tus bienes para recuperar la deuda.

Por todos estos motivos es muy importante que tengas muy en cuenta el pago de tu tarjeta a la hora de utilizarla. Debes conocer bien su fecha de pago y estar preparado con dinero disponible en la cuenta cuando llegue el momento de pagar.

credito con ASNEF sofkredit

¿Por qué ha sido denegada tu solicitud?

Cabe la posibilidad de que envíes tu solicitud a una tarjeta de crédito y esta regrese denegada. No te debes agobiar ya que esto puede deberse a múltiples factores. Algunos de los más frecuentes son los siguientes.

Bajos ingresos

Si tienes bajos ingresos es posible que la entidad financiera no esté dispuesta a facilitarte una tarjeta de crédito. Recuerda que se trata de un sistema de crédito que la entidad pone a tu disposición.

Por lo tanto, las personas con bajos ingresos que no puedan ser capaces con ellos de pagar las cuotas y los intereses, no serán viables para acceder a una tarjeta de crédito.

Muchos gastos

Es probable que tengas unos ingresos que se consideren adecuados y aun así, la entidad decida denegar tu solicitud. Esto puede ser debido a que tengas unos gastos muy altos.

Si tus ingresos son altos pero tus gastos son tan grandes que tampoco permiten el pago de la tarjeta, es muy probable que la entidad te deniegue la solicitud.

Morosidad

Otro motivo por el que muchas empresas deniegan solicitudes es que el cliente que solicita el préstamo es moroso en otra compañía. Si el usuario está registrado en ASNEF es muy probable que la entidad no otorgue la tarjeta. Para solucionar este aspecto siempre puedes acudir a los préstamos con ASNEF, pagar tu deuda y luego solicitar la tarjeta de crédito online sin gastos.

Poca antigüedad

Si tus ingresos son suficientes, no tienes grandes gastos y no eres un moroso registrado en un fichero como ASNEF, puede ser que el problema sea otro. Uno de los más frecuentes es la poca antigüedad en el trabajo o actividad que realizas.

Por ejemplo, muchas entidades requieren que lleves al menos seis meses en el mismo trabajo, o un año completo si se trata de un autónomo.

Por lo tanto, si cumples con todos los requisitos, tienes ingresos suficientes, pocos gastos y no eres moroso, solo es cuestión de tiempo. Si hoy tu solicitud ha sido denegada, puedes probar con otra entidad o también puedes volver a visitarnos en unos meses y hacer tu solicitud nuevamente.

Consigue una tarjeta de crédito sin salir de casa

Dependiendo de la edad que tengas seguro que recuerdas cuando, para hacer cualquier gestión era necesario acudir a una oficina bancaria. Si querías solicitar un préstamo, tenías que ir. Y, por supuesto, la solicitud de una tarjeta de crédito no iba a ser menos.

Además de tener que desplazarte hasta la oficina, tenías que hacer una cola muchas veces de horas para alcanzar tu turno. Una vez que habías conseguido llegar a tu turno, necesitabas rellenar muchísimos papeles en los que muchas veces no entendías nada.

Para terminar, tenías que esperar a que la entidad aprobase o denegase tu solicitud de tarjeta de crédito. Pero esto hoy se puede decir que es historia. Hoy es posible solicitar una tarjeta de crédito sin moverte de tu casa.

En las tarjetas de crédito que te ofrecemos en nuestro comparador, tienes la opción de solicitar tu tarjeta sin levantarte del sillón. Solo necesitarás rellenar un formulario con tus datos, y tu solicitud será enviada.

Además, en la mayoría de casos no necesitas esperar para obtener una respuesta. Si tu tarjeta ha sido pre-aprobada lo sabrás en el momento. Por lo tanto, es otra gran ventaja con respecto a las tarjetas del pasado.

Requisitos para solicitar una tarjeta de crédito

Es posible que después de haber visto algunas de las ventajas más llamativas de las tarjetas de crédito te preguntes si eres un cliente válido para una tarjeta de este tipo. A continuación, para resolver esta duda, vamos a ver cuáles son los requisitos de este tipo de servicio financiero en la mayoría de casos.

Es importante antes de continuar que sepas que cada emisor de tarjetas de crédito cuenta con sus propios requisitos. Sin embargo, hay algunos que se repiten en la mayoría y estos son los que veremos a continuación.

  • Ser residente en España de forma legal, con DNI o NIE que lo verifique.
  • Tener más de 18 años para poder ser titular de la tarjeta.
  • Tener ingresos justificables y suficientes
  • Disponer de un buen historial crediticio, sin deudas por préstamos o por otros servicios financieros.
  • Tener una cuenta bancaria que puedas vincular a la tarjeta para que la entidad cobre de ella.
  • Tener un número de teléfono activo en el cual la entidad emisora se pueda poner en contacto contigo durante la solicitud o posteriormente si fuera necesario.

Conseguir la tarjeta de crédito que estás buscando es sencillo. Solamente necesitas acudir a nuestro comparador (en la parte superior de esta página) para elegir la que más se adapte a tus necesidades y enviar sin más demora tu solicitud.

Opciones para pagar la tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito tienen a disposición de los clientes diferentes formas de pago. Las más comunes son dos maneras: pago total y pago aplazado. Cada uno de estos tipos de pago tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Veamos cuáles son.

Pago total

Probablemente sea la mejor forma de realizar los pagos de tu tarjeta de crédito, siempre y cuando tu situación te lo permita. Se trata de un pago total a final del mes (o a principios del mes siguiente) de todo el crédito que hayas dispuesto durante el mes.

Este tipo de pago no conlleva intereses. Por lo tanto, si durante el mes utilizaste 500€, el día de pago pagarás únicamente esos 500€, sin generar intereses ni comisiones adicionales.

Por esto se trata de la mejor forma de pagar tus compras. Así puedes aprovechar las ventajas de la tarjeta de crédito sin generar gastos innecesarios como los intereses. Sin embargo, no siempre es posible hacer frente al pago total. En ese caso, dispones del pago aplazado.

Pago aplazado

Se trata de una de las razones por las que más personas se han lanzado a solicitar sus tarjetas de crédito. Este tipo de pago te ofrece la posibilidad de pagar tus compras en cómodas cuotas mensuales.

La parte negativa de este tipo de pago es que genera intereses, y cuanto más baja sea la cuota que elijas mensualmente, menos deuda estarás eliminando y más intereses pagarás.

Por eso, este tipo de pago es una ventaja por un lado, pero una trampa por otro. Hay que tener mucho cuidado con él para no verte envuelto en una espiral de deudas de la que te sea muy difícil salir.

Elegir adecuadamente la forma de pago que quieres utilizar es fundamental para poder aprovechar al máximo tu tarjeta de crédito. Como hemos visto, la mejor forma de aprovecharla es con el pago total, ya que resulta en crédito gratuito.

Lo que JAMÁS debes hacer con tu tarjeta de crédito

Para poder disfrutar de un servicio de financiación inmediato donde quiera que vayas, es necesario cumplir con algunas normas de seguridad. No queremos que la tarjeta de crédito se convierta en una carga o una pesadilla para ti. Por eso, es fundamental que la utilices de la forma correcta.

Para ayudarte a hacerlo de la mejor manera, a continuación te vamos a dar algunos puntos que no debes hacer si quieres conservar la tranquilidad en lo que refiere a tu tarjeta de crédito.

No prestes tu tarjeta

Puede parecer absurdo decirlo, pero sí: hay muchas personas que prestan a amigos o conocidos su tarjeta de crédito para que hagan compras o retiren dinero de un cajero. Esto es un error muy grave.

Para empezar, porque estás poniendo una línea de crédito que puede ser de varios miles de euros en manos de una persona que no eres tú. La tarjeta se puede perder, pueden robar a la persona que la lleva encima.

Y, en el peor de los casos, esa persona que parecía de confianza puede verse tentado a sacar más dinero del que debería. Por eso, es importante que no prestes tu tarjeta de crédito o que, si lo haces, sepas muy bien a quién se la estás prestando.

Recuerda que cualquier gasto imprevisto que haya acarreado la tarjeta tendrá que ser pagado por ti. Esa tarjeta es responsabilidad tuya únicamente. Ten presente esto antes de poner la tarjeta en manos de otra persona.

Evo prestamo rapido

Olvidar la fecha de pago

La fecha de pago de la tarjeta de crédito debe grabarse en tu mente. Esta fecha es muy importante ya que si no pagas lo que debes en la fecha estipulada, puedes tener cargos por demora.

Por eso, si no quieres gastar de más, recuerda muy bien cuál es el día en que se pasa por el banco el cobro de tu tarjeta de crédito.

Gastar sin pensar que hay que pagar después

Otro gran error que muchas personas cometen es gastar y gastar, porque la tarjeta de crédito no retira saldo de tu cuenta bancaria. Cuando te quieres venir a dar cuenta, has gastado miles de euros y no tienes el dinero suficiente para hacer frente a los pagos.

Por eso, antes de hacer cualquier compra con la tarjeta de crédito, es importante hacer el cálculo y ser consciente de que esa cantidad, antes o después, habrá que devolverla.

Pago aplazado sin necesidad

Si vas a hacer una compra y sabes que podrás pagar el total de la tarjeta al final del mes es muy importante que utilices el método de pago total. De esta forma, no gastarás de más.

Si abusas del pago aplazado, o lo utilizas para circunstancias en las que no es realmente necesario, terminarás teniendo una gran deuda y muchos intereses por pagar.

Esta es la forma en la que las personas se van atrapando por la tarjeta de crédito hasta que ya no hay forma sencilla de solucionarlo. Por eso, mucho ojo con abusar del pago aplazado: tiene trampa.

Demasiadas tarjetas de crédito

Cuando una entidad te acepta la solicitud de una tarjeta de crédito, es posible que te encuentres en la tentación de buscar otra más. Tener dos tarjetas de crédito puede ser práctico para cuando una de las dos no funcione y tengas una urgencia, por ejemplo.

Sin embargo, si comienzas a aceptar tarjetas de crédito diferentes, con diferentes modalidades de pago, fechas de pago, condiciones, etc. Llegará un momento en que te verás abrumado.

No sabrás qué cantidad de tarjetas tienes. Tampoco podrás tener del todo claro cuánto debes en cada tarjeta, a no ser que lleves un presupuesto muy bien ejecutado. Por último, es posible que en el afán de pagar unas tarjetas utilices otras, y finalmente sea una locura.

Por eso, te recomendamos que como máximo dispongas de dos tarjetas de crédito. Lo justo para que si una de las dos en un momento dado o en otro país no funciona, tengas un plan “b”.

La mayor trampa de las tarjetas de crédito

Conocer el producto de financiación que estás apunto de contratar, o que llevas años utilizando, es muy importante. De esta forma, puedes utilizar todas sus ventajas para ahorrar al máximo.

Las tarjetas de crédito son una excelente manera de conseguir la financiación que necesitas de forma inmediata. Además, puedes aplazar tus compras. Sin embargo, esto no siempre es algo bueno. Veamos por qué aplazar las compras puede convertirse en una gran trampa.

Cuando eliges el pago aplazado de la tarjeta de crédito estás pagando intereses por tus compras. Hay algo que debes entender muy bien: cuanto más tiempo pases pagando una compra, más cara te saldrá.

Por eso, aunque las cuotas pueden ser una forma cómoda de pagar una compra, si estas cuotas son demasiado “cómodas” (bajas), podrás estar pagando demasiados intereses y finalmente haciendo un gasto desproporcionadamente superior al necesario.

La mejor forma de evitar esta trampa es utilizar, siempre que sea posible, el pago total. Y, en aquellos casos en los que el pago total no sea posible, dividir la compra en la menor cantidad de cuotas posible. Estas cuotas serán altas, pero eliminarán una gran cantidad de deuda de cada vez.

*Uno de los mayores problemas de pagar el mínimo con el pago aplazado es que prácticamente el 100% de tu cuota se va a pagar intereses. La parte que paga la deuda es ínfima, y puedes ver, desesperado, cómo tu deuda de miles de euros se reduce de 10 en 10 euros, mientras tú estás pagando 100 al mes.

Preguntas que debes hacerte antes de solicitar tu tarjeta

Para saber si solicitar una tarjeta de crédito es la mejor opción para ti, es importante que te hagas algunas preguntas. Si contestas de forma sincera, podrás saber si estás preparado económicamente para hacer frente a una tarjeta de crédito.

¿Tienes ya demasiadas tarjetas?

Esta es una de las primeras preguntas que te debes hacer. Si solamente tienes una tarjeta, o ninguna, está bien. Sin embargo, si tienes demasiadas tarjetas de crédito puedes verte envuelto en un problema de deuda incontrolable.

¿Tienes la información necesaria para utilizar bien la tarjeta?

Si has leído esta página estamos seguros de que ya tienes nociones suficientes para comenzar a utilizar tu tarjeta de crédito de forma responsable. Echa un vistazo a las cosas que jamás debes hacer.

Siguiendo los consejos que encontrarás en KomparaTodo.com podrás hacer uso de tu tarjeta de crédito de forma económicamente responsable.

¿Eres consciente de que deberás devolver el dinero?

Este punto es muy importante. Antes de solicitar tu tarjeta de crédito deberás asegurarte de que tienes la mentalidad adecuada. Debes estar seguro de recordar en todo momento que el dinero que utilices tendrás que devolverlo.

Aunque parezca muy obvio es una de las cosas que más ocurren: las personas olvidan que al sacar dinero adquieren la obligación de devolverlo, y gastan sin ton ni son. Al no llevar un control de los gastos, se ven envueltos en deudas.

Solicitar una tarjeta de crédito online

Ya tienes mucha información sobre las tarjetas de crédito. En KomparaTodo.com estamos seguros de que ya estás listo para solicitar tu tarjeta de crédito online. Para ello, utiliza nuestro comparador.

En él podrás encontrar tarjetas de crédito con características muy interesantes: seguros gratuitos, descuentos, promociones, dinero gratis, y un largo etcétera. Además, la mayoría de las tarjetas no requieren que cambies de banco ni que abras una nueva cuenta bancaria.

Por último, la mayoría de las tarjetas que puedes encontrar en nuestro comparador es gratuita. Esto significa que no tienen esos molestos costes de los que hablamos (emisión, renovación, mantenimiento, etc.)

¿A qué esperas para solicitar una tarjeta de crédito online? Solo tendrás que rellenar un formulario y listo. En muy poco tiempo podrás recibir en casa la tarjeta de crédito que hayas elegido y comenzar a utilizarla y aprovechar todas sus ventajas.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Para mayor información acuda a nuestro apartado de política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies