LO BUENO Y LO MALO DE EMPRENDER

Llevamos años escuchando hablar maravillas sobre emprender. En muchos lugares se nos anima a emprender y, además, muchas de las amistades que tenemos y que han emprendido, también nos animan a hacerlo.

Parece que todo es perfecto en el mundo del emprendimiento. Pero no es así. Existe, como en todo, una parte negativa que puede hacernos echar para atrás si no la conocemos antes de lanzarnos al emprendimiento.

“Emprender tiene muchas cosas buenas. Sin embargo, no todo es positivo y es importante saberlo antes de comenzar con tu nuevo negocio”

Cuando escuchamos a la personas hablar sobre emprender, muchas dicen que es lo mejor que podemos hacer. Tenemos el tiempo que queremos porque trabajamos cuando queremos, pasamos más tiempo con nuestros seres queridos y somos nuestro propio jefe.

Todo esto está muy bien. Pero si no somos conscientes de que también existe una parte que no es tan positiva, podemos hacernos una idea equivocada de lo que es emprender. Veamos entonces lo bueno y lo malo de emprender.

Artículos que te pueden interesar

Emprender de forma simultánea

Algo que cada vez se está viendo más y que, además, es una forma muy inteligente de emprender siempre que podamos, es continuar con un trabajo y a la vez, de forma simultánea, comenzar a elaborar nuestro propio negocio.

¿Por qué es esta una buena opción? Quienes disponen de un trabajo tienen la tranquilidad de que, hasta cierto punto, tienen seguridad de cobrar un dinero a final del mes.

Por lo tanto, el asunto económico no será tan urgente y apremiante como si no tuviésemos ningún tipo de ingresos. Por eso, si tú tienes un trabajo, y el negocio que quieres montar te lo permite, comienza combinando ambos. Así estarás mucho más tranquilo y el momento de dejar tu trabajo llegará más tarde o más temprano.

hábitos que tienen las personas con éxito que debemos emular

Lo bueno y lo malo de emprender

Como hemos dicho, todo tiene su parte positiva y su parte negativa, y el emprendimiento no iba a ser menos. Muchas personas que emprenden se sienten frustradas porque nadie les dijo la parte negativa de hacerlo.

Sin embargo, si tú estás leyendo este artículo y aun así, después de leerlo, sigues queriendo emprender, estarás “curado de espanto” en muchos sentidos.

Veamos cuáles son las grandes ventajas y desventajas de ser emprendedor hoy en día con los avances y las posibilidades que existen. ¿Estás preparado para ver lo bueno y lo malo de emprender?

credito con ASNEF sofkredit

Lo malo de emprender

Empezaremos por la parte mala de emprender, las desventajas que puede llegar a tener lanzarnos a emprender un nuevo negocio. Y, si nos lanzamos a emprender sin tener además un trabajo que respalde nuestros ingresos, la primera desventaja es la económica.

Generalmente cuando emprendemos no comenzamos a ganar dinero desde el primer mes. Esto es algo que debes tener muy claro, porque si no, te va a frustrar. Tampoco tendrás vacaciones pagadas (si es que antes las tenías), y vas a tener que trabajar como nunca lo has hecho.

Por lo tanto, y como no tienes jefe, vas a tener que trabajar mucho en ti mismo. Entre otras cosas, necesitarás desarrollar una gran autodisciplina para hacer las cosas que tienes que hacer, en el momento que tienes que hacerlo. Nadie estará ahí para decirte que lo hagas, y tendrás, muchas veces, que forzarte a hacerlo.

algunos hábitos que tienen las personas con éxito

Lo bueno de emprender

Por contrapartida, en la parte buena de emprender también encontramos algunos puntos. El primero de ellos, por supuesto, es que no tienes un mínimo de ingresos, pero tampoco tienes un máximo. Tú eres quien pone precio a tu trabajo y decides cuánto ganas.

El tiempo también puede ser, si lo haces bien, una gran ventaja de emprender. Si emprendes y te organizas del modo correcto, puedes tener grandes ventajas. Puedes disfrutar de tiempo que antes quizás no tenías con un trabajo. Y puedes disfrutar de los horarios que mejor te vengan, coincidiendo más quizás con los demás miembros de tu familia en casa.

No tener jefe es, por supuesto, otra de las grandes ventajas de ser emprendedor. Aunque es un cuchillo de doble filo, puede tener excelentes resultados si, como dijimos antes, te conviertes en alguien organizado. Ser tu propio jefe no solo te libera de tener que recibir órdenes, sino que también te da la libertad de hacer cada cosa cuando te apetece.

Ferratum Prestamos

Lo peor de ser emprendedor

Lo mejor de ser emprendedor

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Para mayor información acuda a nuestro apartado de política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies